Que buena idea!

Tercer día de cursillo y ya están en el agua, emparejando los barquitos aprendiendo a mantener el equilibrio. Incluso con la protección de los embarcaderos. Pero estando claro como es comportan estos pequeños albuferencs, la necesidad de fundierse con ellos hasta sentirse como una extensión del propio cuerpo.

Sábado pasado parecía una fiesta en el Puerto de Catarroja. El tiempo de primavera que tenemos hizo salir a la gente a tomar el sol. senderistas, ciclistas y familias paseando, encontraron una imagen nueva a los barquitos desplegando sus velas amarrados a los pantalanes. La clase práctica de ayer es convirtió en una exhibición ante gran cantidad de curiosos que es quedaron para participar de alguna manera, preguntando, fotografiando, disfrutando de algo que resultaba nueva y espectacular.

Esta es la idea. Dar a conocer, hacer pensar, empezar a querer un poco más allá del paisaje en la Albufera.